Tenemos una tendencia natural a encasillar y clasificar las cosas, y los ordenadores no son una excepción. En este post, vamos a ver la manera más habitual de Clasificación de ordenadores.

Si nos preguntamos que tipo de ordenador es nuestro portátil, podrías pensar que encaja perfectamente en la categoría de miniordenador y sin embargo se trata de un microordenador. Pero, ¿qué importancia tiene esto?, ¿qué más me da si mi portátil es un miniordenador o un microordenador? Pues bien, aunque nunca vayas a trabajar con otro ordenador que no sea tu portátil, siempre viene bien conocer que hay otras categorías de ordenadores con otras prestaciones, muchas más que las de tu portátil. Además, quien sabe, quizás en alguna ocasión te toque afrontar alguna tarea demasiado grande para tu portátil.

La manera más habitual de clasificar a los ordenadores es atendiendo a sus prestaciones. Distinguimos 5 tipos o categorías.

El Superordenador

Sólo por el nombre, este debe ser bueno, pero: ¿cómo es?, ¿qué prestaciones tiene?, ¿se merece su nombre?….

El Superordenador

El superordenador MareNostrum

Se trata de un ordenador de gran capacidad de computación, reservado para resolver problemas complejos que requieran una elevada velocidad de cálculo. Se emplean fundamentalmente en el ámbito de la investigación y hay muy poquitos.

En España, el primer superordenador que te viene a la mente es el conocido como MareNostrum, en Barcelona, en el BSC . Se emplea en proyectos de investigación muy diversos que van desde la investigación sobre el cambio climático, vacunas contra el sida o simulaciones de producción de energía de fusión.

Si te interesa mucho, puedes encontrar información de superordenadores en la web de la institución que administra el mismo. En el caso del MareNostrum te dejo un enlace a la Información Técnica, esto ya para los muy frikis: https://www.bsc.es/es/marenostrum/marenostrum/informacion-tecnica

El ordenador Central

No todo es cálculo en la viña de los ordenadores, también es muy importante la capacidad de manejo de datos, y el ordenador Central es super en esta característica.El Ordenador Central

Se trata de ordenadores con gran capacidad para el procesamiento de datos. No están enfocados al cálculo con esos datos, como lo estaban los superordenadores, sino al manejo y clasificación de estos datos. El ordenador central está enfocado a resolver problemas que requieran una gran cantidad de dispositivos de entrada y salida, y una alta fiabilidad.

Son empleados por grandes compañías que necesitan trabajar con gran cantidad de información. Tal podría ser el caso de un banco, por ejemplo, empleándolo para el procesamiento de todas las transacciones bancarias. También se me ocurren otros usos más desagradables, como Hacienda registrando y ordenando todos nuestros datos financieros.

El Miniordenador

En la actualidad, podemos asimilar el término Miniordenador al de Servidor. Se trata por tanto de un ordenador con buenas capacidades de computo y tratamiento de datos, aunque lejos de los superordenadores y ordenadores centrales.

Y, ¿Cómo es posible que le hallamos puesto miniordenador a un servidor?, ¿es para confundir a la gente? La razón es histórica, en la década de los sesenta, todos los ordenadores eran ordenadores centrales y estaban al alcance de muy pocas empresas. Surgieron entonces los llamados “Minis”, ordenadores de menor capacidad que los centrales pero mucho más baratos y accesibles a pequeñas empresas. Más tarde apareció el ordenador personal y como el término “Mini” ya estaba cogido, en un derroche de imaginación, se le llamo “Micro”.

Un miniordenador, tiene una velocidad de procesamiento de datos muy inferior a la de un ordenador central y puede dar servicio a un número muy reducido de estaciones de trabajo. Aunque resulta complicado poner un número, cuando un ordenador da servicio a más de 100 estaciones de trabajo remotas ya podría ser considerado un ordenador central, aunque este último puede llegar a dar servicio a miles de estas estaciones de trabajo remotas.

La Estación de Trabajo

A nivel de trabajo individual, hay determinadas necesidades que no son cubiertas por los microordenadores, ya sea porque se necesita mayor capacidad de tratamiento gráfico o mayor potencia de cálculo. Y además, al mismo tiempo, no se dispone de la posibilidad de afrontar los altos precios de los miniordenadores o simplemente no compensa económicamente.

Es aquí donde la estación de trabajo encuentra su sitio. En cierto modo, la estación de trabajo puede ser considerada como un microordenador de altas prestaciones para un único usuario, especializada en algún tipo de aplicación como diseño gráfico o ingeniería asistida por ordenador.

El Microordenador

Y por fin llegamos a nuestro ordenador, al que tenemos encima de nuestro escritorio, al microordenador. Los más comunes son los PCs, ordenadores personales, pero entran dentro de esta categoría otros dispositivos como los tablets, consolas de videojuegos o incluso smartphones.

Se trata de dispositivos con una CPU y por tanto con capacidad de procesamiento, no son terminales tontos que tengan que conectarse a un servidor central. Y en general, proveen los servicios más comunes que demanda el usuario: reproducción video y música, escritura de documentos, cálculos sencillos, correo electrónico….

Y de momento, aquí lo dejo. Confío en que esta rápida clasificación de los ordenadores por sus prestaciones, te sirva para hacerte una composición de lugar y que sepas que tu ordenador personal está en la parte baja de la pirámide, da igual que sea un MAC ;.)

Este post es parte de la colección “Arquitectura de Sistemas” que reproduce los apuntes de la clase que imparto sobre el tema en ESIC. Puedes ver el índice de esta colección aquí.